ZIDANE MÁS FLORENTINO IGUAL A KLOPP

 

Anticipar el futuro siempre es complicado, pero en el fútbol aún más; a los imprevisibles condicionamientos humanos se une el ingobernable azar. Sin embargo, la socorrida lógica griega nos ayuda a deducir una conclusión tras analizar dos premisas verosímiles.

Al margen de resultados, hace semanas argumentamos por qué vemos a Zidane fuera del Madrid a finales de temporada de manera voluntaria. Es consciente del agotamiento tanto de su discurso técnico como de la plantilla que maneja, que al contrario de 2018 cuando conjugó con éxito a titulares y suplentes, ha reducido a un grupo de quince jugadores de su confianza. En el camino ha dejado al resto, que se consumen en la grada, y a quienes ha largado; unos con experiencia y nombre, por indolentes, y otros con ganas y futuro por supuesta inmadurez.

Y empático como es, sabe que su valedor está descontento porque su gestión es contradictoria con la nueva estrategia del club: apostar fuerte por nuevos valores apoyándose solo en una reducida columna vertebral ilustre y sin fichajes de relumbrón, salvo el deseadísimo Mbappé si se pusiera a tiro. Reiteramos que el gatillazo con Hazard refuerza tan evidente decisión estratégica.  

Zidane ha demostrado valores importantes en un club como el Real: inteligente gestión de egos, notable capacidad aglutinadora en torno a su carisma personal, franqueza y dar la cara siempre, voluntad férrea para mantener convicciones, ser hombre de suerte — en el sentido de cómo elegía Napoleóna sus mariscales—, lealtad con sus incondicionales, hacia la institución y a su presidente, y lucir una indiscutible elegancia hasta para decir adiós sin acritud y desinteresadamente.

Pero también muestra debilidades manifiestas; reverso de tales virtudes: escasa cintura para variar postulados, tanto con el mismo club como hacia jugadores que tacha y respecto a conceptos técnicos; poca paciencia y desconfianza con jóvenes, nula capacidad de sorprender con planteamientos tácticos novedosos y de reinventar futbolistas, tampoco en el juego durante el transcurso de los partidos; y demasiado apego a veteranos aun poniéndoselo fácil, además, a rivales que los conocen sobradamente.

Florentino ha aprendido con los años porque interiorizó que la sabiduría debe ser el aprendizaje de sus errores. Por eso, al contrario de 2018, cuando la renuncia de su talismán le pilló desprevenido, hace tiempo que intuye lo inevitable. Entonces salió desbocado a buscar técnico para, tras seis noes clamorosos, optar por un Lopeteguia quien la oferta le desjaretó tanto la cabeza como las prisas a su inesperado príncipe. Así, antes del pasado final de temporada, tenía pergeñado el desembarco de Pochettino, que ha aguardado hasta firmar recientemente por el PSG. Posibilidad que truncó el tan afortunado como merecido triunfo postrero en la Liga y recientemente, antes de navidad, el enésimo renacimiento blanco.

Y de las premisas Zidane y Florentino, siendo el Real Madrid, deducimos la conclusión; Jürgen Klopp, técnico exitoso en ligas importantes y en Champions, con prestigio, predicamento, carisma y hambre.

Un entrenador de permanencia estable en clubes, que aúna su reconocida apuesta joven en Alemania y el distinguido fútbol total que conquistó Inglaterra y Europa. Y quien tuvo tanta valentía para hacer debutar a un Götze juvenil en el Borussia — impulsor de la renovación que aún perdura en ese club— como sabiduría para sacar lo mejor de Lewandowski hasta lanzarlo al estrellato, o revivir a un devaluado Salah y encumbrar a un irrelevante Firmino en Liverpool.  Avales que garantizan que es el mejor posible para un gran club, urgido de tales valores.

Y esto lo sabe Florentino. Intuyo que ya mueve hilos para soslayar un impedimento formal: la reciente renovación hasta 2024 de Klopp, aunque el alemán se guardó un as:  el acuerdo para que el Liverpool le diera facilidades si deseara volver antes a Alemania. La posibilidad de entrenar a su selección no deja de ser una puerta entreabierta porque dirigir al Madrid también es un sueño.   

Con similar silogismo, a primeros de marzo de 2018 publicamos “Zidane está fuera”, explicando las razones que abonaban tan sorprendente predicción. Había ganado dos Champions seguidas y seguía vivo en Europa, aunque en liga andaba zigzagueante y con circunstancias parecidas. Poco después, también aventuramos la marcha de Cristiano, harto de promesas presidenciales incumplidas. Ojo al paralelismo con Ramos, no sea que al descosido goleador desde entonces se sume ahora un roto detrás.   

Tanto si acertamos nuevamente o no, átese Pérez los machos, que asoma veleto y resoplando por la puerta de los sustos uno de patas negras.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *