TRAMPANTOJOS Y ÉPICA

Paseando Toledo, un guía explicaba lo que era un trampantojo; esas  fachadas pintadas que simulaban las añejas nobles en edificios de la antigua ciudad imperial. La épica sería hacer realidad cuanto suponen. Y así, entre trampantojos y épicas, andan ilustres como el Madrid o Barça y hasta modestos como el Murcia y el Cartagena.

Mijatovic dijo acertadamente que los merengues están fichando suplentes. Y se puede añadir que serían suplentes de suplentes, porque de los treinta y seis jugadores en plantilla, sumando a los que están los que vuelven y los fichados, solo siete u ocho podrían considerarse titulares y no todos a tiempo completo. Courtoiso Keylor, Carvajal y Varane —si las lesiones los respetan—, tres cuartos de Benzema y Casemiro —si se mantienen finos—, media parte de Ramosy Kroos y una cuarta de Modric. Todos los demás apenas llegan a complementos o reservas aceptables. No veo a Bale o Isco, por citar significados, titulares ni suplentes ejemplares.  Y solo Hazardy a medias Jovic  son fichajes titulares. Otra cosa es que aclararan, lo que sería loable, que el objetivo es acometer e inaugurar el renovado estadio y que la afición debe armarse de paciencia hasta que cuajen y maduren los Vinicius, Asensio, Rodrygo, Brahim y compañía para configurar un equipo campeón. El brasileño ilusionante está para cederlo a un primera hasta que logre enchufar, al menos, una de cada tres ocasiones de gol. Al balear se le puede pasar el amor blanco de tanto usarlo, el otro carioca es una incógnita razonable y el malagueño no está, de momento, para sentar plaza. Finalmente, el Castilla actual es un páramo baldío y los que vuelven de otros equipos no superan el nivel de los que ya están. Así que solo con vestirlos de blanco  luciendo el glorioso escudo merengue, la mayoría de tales golondrinos no harán verano. Serían solo trampantojos de lo que alguna vez representó, como Toledo, una realidad grandiosa. Ojalá hubiera paciencia con la ilusionante apuesta por la juventud, pero eso sería una épica que hoy se antoja lejana por el Bernabéu.  Lo real es que al Madrid hay que llegar aprendido, así que deben apostar fuerte y traer cuatro o cinco titulares para completar un equipo de garantías, si no, es posible que para Navidad ande de nuevo Pérezbuscando entrenador; el turrón está caro por la Castellana. Hace bien Zidane en pedir realidades en lugar de conformarse con apariencias.

Y el Barça, aun desde una perspectiva muy diferente, también visualiza  trampantojos. En su caso se trata de ir preparando el relevo al equipo que en los últimos años ha triunfado en torno a Messi. Abandonado el estilo cruyffista de la Masía, el recién confirmado Valverdelo tiene tan crudo como Zidane. Sin peloteros al relevo de Xavi e Iniesta, solo Busquets, el deslumbrante De Jong y en menor medida Sergi Roberto y Aleñá pueden reinventar el antaño glorioso, pero sin base detrás y con el orgullo herido de los últimos años serán solo los últimos mohicanos de una idea que hizo grandes a los culés. Temo que volveremos al viejo Barça; el de los nombres rimbombantes y exorbitados fichajes que solo comían migajas. Tan penoso como natural porque una excepcionalidad como la de Messi siempre deja herencias magras, con la salvedad del Barça de Guardiola tras el de Rijkaardy Ronaldinho, que fue la gran épica blaugrana.

PANORAMA REGIONAL

El Cartagena busca superar traumas con el ascenso que tanto merece. Tienen oportunidad, técnicos, jugadores, directivos y afición de sobra. El asunto está en que el equipo corra y juegue en Ponferrada con cabeza y pierna dura como ante los bisoños madridistas en la vuelta. En las dos idas fueron trampantojos jugando de mentira.  
  
Y llegamos al nuevo Murcia que los actuales dirigentes desean. Ver a  Pepe Vidaña, el gran capitán, y al exitoso técnico Vicente Carlos Campillo presentando apuestas locales es ilusionante, pero hay un riesgo extremo: el de ahogar esa hermosa esperanza arrastrados por el tsunami de una deuda asfixiante. Sería imperdonable. Lo ideal hubiera sido empezar de cero con gente de aquí e instalaciones deportivas adecuadas para apostar sin complejos y con paciencia por la prolífica cantera murciana. La valentía de explicar al murcianismo que sería la mejor salida para el equipo soñado hubiera sido una épica real. Esperemos que la heroicidad de intentarlo con tanto lastre no sea un engañoso trampantojo. Podría ser el último.

Suerte a todos, de todo corazón.       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *