SUPERLIGA, DESPOTISMO, TRINCONES Y PARNÉ

 

Todo para los aficionados, pero sin los aficionados. Eso esconden los dirigentes del fútbol mundial negando el interés de una Superliga europea, como hacían con el pueblo algunos gobernantes del Despotismo Ilustrado del siglo XVIII.

Todo para los aficionados, pero las decisiones las toman quienes viven del fútbol a cuerpo del rey sin tocar un balón ni más méritos que trapichear y repartir prebendas, cuando no lamer traseros descaradamente, sin arriesgar nada ni tener en cuenta la opinión de los supuestos beneficiados por la dudosa sabiduría, preparación, altura de miras, generosidad y eficacia de quienes mandan. ¿Les suena de algo que padecimos, padecemos y padeceremos?

Pero aparte de egos, despotismo, jetas y sillones de alcurnia boba, aquí están en juego miles de millones en publicidad y patrocinios; verdadera razón de la guerra que viene. A FIFA, UEFA, Federaciones nacionales y Asociaciones de fútbol profesional, además de pelear entre sí por la pasta, les ha salido un competidor interno: los clubes europeos más poderosos, que pugnan por una porción importante del mismo pastel dinerario. Han aprendido que o espabilan o los limpian unos y otros, exprimiéndoles plantillas, estructuras e imagen sin obtener a cambio los medios para mantener sus cada vez más costosos clubes con el fin de satisfacer las también cada vez mayores exigencias de sus ambiciosas aficiones; antes había que pelear con gallardía por los títulos, ahora, engañosamente, hay que ganar siempre.

En un mundo convertido en un gran espectáculo global, en el que compiten todo tipo de actividades, desde las clásicas y populares hasta las más novedosas, livianas o elitistas, pasando por cualquier evento susceptible de ser viralizado en segundos por las prácticamente incontrolables redes sociales, los aficionados futboleros demandan sensaciones fuertes constantes. Ya no se trata de esperar a los partidos de máxima rivalidad o a las finales de diversas copas o ligas, ahora hay que fidelizar continuamente a la parroquia porque existen multitud de oportunidades para distraerse. Y eso quiere decir que el interés de los anunciantes y patrocinadores puede esturrearse también. El dinero publicitario se invierte donde hay clientes, y cuantos más, mejor.

Esa es la clave de tal disputa. Todo lo demás son cuentos y excusas para ingenuos de caraduras que nunca confesarán el interés que les mueve: el suyo propio por sus infinitas mamandurrias, a veces vergonzantes o delictivas, despreciando a quienes se arriesgan, ponen el tinglado, los actores y toda la parafernalia que conlleva el fútbol, además del dinero para su mantenimiento: los clubes y sus aficionados.

En el colmo del cinismo, quienes se oponen a esa Superliga, alegan que iría en detrimento del fútbol, es decir, de la afición. Afición con la que jamás cuentan para nada. Pero vamos a ver, hasta donde se sabe, los grandes clubes europeos no dejarían de competir por su voluntad en las competiciones nacionales. Y, por ende, en las internacionales derivadas. ¿Dónde está el problema entonces?

Si el Madrid, Barça o Atlético hacen dos plantillas para afrontar ambos frentes no iría en detrimento de nadie. Serían cuarenta y tantos jugadores compensados porque ninguno de ellos querría hacer el ridículo en Europa ni en España. ¿O alguien piensa que sí? ¿Qué habría menos dinero para repartir entre los medianos y modestos? Probablemente. Pero también tendrían más posibilidades deportivas porque se abriría la Liga. Eso sí, deberían mirar más al fútbol de base y menos a fichajes ruinosos. Aparte, los mandamases organizativos, deberían administrar mejor para que el dinero del fútbol vaya al fútbol y no a lujos y sueldazos burocráticos improductivos. ¡Qué harían algunos en empresas o en mercados libres! Vivir modestamente o el tonto, como acostumbraban.     

El atractivo de la Superliga es ver ochenta partidos de los grandes en lugar de los cincuenta actuales. Y no a los mismos jugadores, que a veces aburren, no están o no emocionan porque juegan en exceso, sino a los mejores del mundo compitiendo a tope semanalmente entre iguales en Europa, y los findes a los aspirantes a serlo en sus ligas nacionales con otros jugadores y más igualdad y equilibrio. Además, Champions, Euroligue y fase final de la Superliga.

Fútbol a lo grande. Pero será un parto difícil porque saldrán enemigos insospechados. Tantos como perdedores dinerarios haya en cualquier sitio, actividad y concurrencia.

Administren mejor y con transparencia, y digan la verdad Infantino, Ceferin, Tebas, Rubiales y compañía sin cercar interesadamente el deseable campo de la libertad.

El maldito parné, que decía la copla, y los trincones de siempre.  

               

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *