LOS IDUS DE MARZO

Se dice en la huerta que el agua siempre va a lo hondo y no pide escrituras.
Lo del Madrid en Villarreal fue un sainete esperpéntico. En el club amarillo D. Fernando ya no las pone y bastante hacen sus jugadores con evitar, de momento, los puestos del tembleque, y la ‘mouchachada’ blanca pensó que jugaban contra un equipo mayor. Con Senna de mariscal de campo; ¡qué partidazo hizo, a medio gas, quien fue clave en la conquista de Europa por España! y con muy poquito más, los amarillos le birlaron dos puntos. Con Borja Valero, canterano blanco, tendríamos roto en lugar de descosido. Y todo en gran medida por el rácano planteamiento táctico de D. Xosé. Pero es mejor echarle la culpa a un árbitro que pasaba por allí y le vino el partido grande. Este buen señor perjudicó a los dos equipos pero sobre todo al más débil: dos penaltis escamoteados con empate a cero. Quien perjudicó al grande fue su propio técnico con la división acorazada que plantó en el centro del campo para tapar al medio pensionista Senna, y con la crispación que día sí y día también insufla a sus jugadores al calor de sus propios complejos entre quejicas y narcisistas.
Seis puntos, que de haber liga serían tres por la visita al Camp Nou, es una distancia inquietante que en manos de alguien con poso y sabiduría serían suficientes para encarar el tramo final con inteligencia; máxime con el ‘plantillón’ que hay. Pero me temo que se desatarán de nuevo todos los males que ya conocemos: irascibilidad, culpas a todo el mundo, expulsiones, mal juego y peor educación, victimismo, etc. Sólo la gran categoría de jugadores como Casillas, Alonso o Ronaldo podrán salvar la situación y hacer que se cumpla la gran promesa de las segundas temporadas de su técnico. Pero si por los azares del fútbol estuviéramos al final entre división de opiniones, bronca y gran bronca, el numerito de algunos sería de pasmo. Empezando por D. Florentino, que observa impávido, como un D. Tancredo, la conducta impropia de su valido luso. De no revertir los nervios en el Real se avecinan efemérides luctuosas para el madridismo. Quien siembra viento recoge tempestades.

Por cierto, el otro día tuve la enorme fortuna de ver en directo en Sevilla cómo los magos del Barsa hacían chico a otro equipo. Lo de Xavi, Iniesta, Messi, Fábregas y Alves no es fútbol, es magia ¡Mira que es difícil jugar así de bien y qué fácil lo hacen!

Y es que, en los dos casos anteriores, el agua no pide escrituras y busca los hondos. El Madrid, que goza del mayor presupuesto de su historia y ha gastado lo indecible para hacer una plantilla campeona, quizás no ha puesto al frente al director ideal. Manejar el juego y la imagen del mejor club del Siglo XX no es para un ‘niño terrible’ por muchos títulos que tenga, que muchos más tiene el club, sino para un caballero con sabiduría futbolística y carisma social.
En el caso del Barsa, mientras esté Guardiola, el agua seguirá buscando el paradigma de un juego excelente con la filosofía de su cantera. Cuando no esté, serán otros ‘llorares’; que todo llegará.
Mientras, los Páramies, Godall y cía., ‘boquerones’ mitad loros y mitad mofetas, esparciendo su basura. Y lo que nos espera.
Por la región tampoco andamos huérfanos de tormentas. El presidente del Cartagena hablaba de ascenso y, ahora, de pegar fuego al estadio con los jugadores dentro si se consumara el descenso. Quizás tendría que pensar en exorcizarse por algunos de los vientos que sembró, como echar a Juan Ignacio Martínez y creer demasiado en ciencias alternativas; por no hablar de brujerías. A su favor hay que decir que si no fuera por él el Efesé no habría conocido sus mejores años futboleros con varias temporadas en lo más alto de segunda con casi ascenso incluido A cada cual lo suyo, pero creo que ya está el hombre harto de usar su cartera para dar lustre al Cartagena y más pronto que tarde dejará de ponerlas. En este caso el agua también irá a lo hondo: descensos, impagos…desapariciones. Ojalá me equivoque.
En el Murcia dicen que la próxima será la del ascenso obligado ¡Joder, y ésta qué era! ¿La del bacalao? Aunque no engañaron, dijeron que la meta era mantenerse y en ello están.

¿La liga? Uf, ahora soplan iracundos los idus de marzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *