LAPORTA, PUERTA GRANDE O PETARDO

 

No caben medias tintas en alguien tan acentuado de carácter, experiencia y trayectoria. De presidir el Barça más grandioso a querer una segunda parte tan tenebrosa como la que se avecinaba cuando optó por presentarse a unas elecciones agónicas, con escarceos políticos en medio, más próximos al esperpento que al servicio público. Joan Laporta no deja indiferente a ningún culé. Y ahí está ahora, en un machito envenenado hacia la hoguera o la gloria.

El Barça navega las aguas turbulentas de un cambio de ciclo histórico afrontando una transición acelerada por la abrupta marcha de Messi. Su continuidad fue bandera electoral de Laporta, por lo que la depresión consiguiente de perderlo, con ser natural, se ha cargado directamente en el debe de un presidente que ahora está exigido a demostrar su valía. Y ese reto solo tiene dos salidas: trono o cadalso.

Así las cosas, Koeman será el primero en caer si vienen mal dadas. Tres partidos ligueros contra equipos considerados menores para confirmar o defenestrarlo. Laporta tendrá ahí la primera palabra de su camino de espinas. En verano dio largas a una decisión que ya tenía tomada, pero envainó su espada por consejo prudente de su entorno más inmediato con Alemany a la cabeza.

El holandés tiene en su apuesta por los jóvenes el banderín de enganche de sus cada vez menos seguidores, pero debe hacerlo con decisión inequívoca. Sin amagar, reinventando veteranos, que no está mal si acierta — otro distintivo de los buenos técnicos—, y pujando fuerte por jóvenes capaces de cambiar el equipo de arriba a abajo; ya lo hizo con Pedri, Araujo, Mingueza y el interruptus Illaix, pero tenía a Messi y Griezmann y ahora la apuesta es extrema: Riqui, Balde, Gavi, Nico, Demir o Collado, a falta de que se recuperen Ansu y Dembélé.  Dinero no hay, tiempo tampoco, la paciencia es una rareza en el fútbol y el futuro es tenebroso. Es su hora de la verdad.

En todo caso, la intrahistoria del Barça actual tiene recovecos sinuosos. La propia relación de Laporta con Koeman, el inexplicado desencuentro con Messi, la escondida unión al destino de la Superliga de Pérez, la dependencia sumisa con el presidente blanco, con declaraciones admirativas de subalternos distinguidos poco digeribles para la parroquia blaugrana; el desenganche in extremis del acuerdo previo de la Liga de Tebas con CVC o las fisuras de una directiva dispar en tiempo revueltos. Temas por sí mismos virulentos y que sumados pueden provocar la zozobra de la alicaída nave de Laporta, desarbolada por momentos. La debacle post Bayern, con un presidente rogando paciencia a sus socios, o quizá a sus avaladores, es un ejemplo de lo que puede acontecer a corto plazo. Se le acaba el crédito.

Laporta es un personaje poliédrico que compagina rasgos mesiánicos con asomos chirigoteros. No termina de definir su verdadero yo, por mucho que exhiba un ego desproporcionado. Como ejemplo, ha pasado en meses de exponerse junto al Bernabéu en plan retador ante los blancos a ser un seguidor entusiasta de la estela florentinesca. Demasiado cambio de rumbo para alguien que se presentó a presidente con el Real Madrid entre ceja y ceja. Pensábamos que era para competir de igual a igual, querencia ancestral de los blaugranas, pero este corto tiempo nos enseña que asume una inferioridad manifiesta, bien por criterio propio o por imposición de quienes hicieron posible su presidencia a base de dinero y avales. Otra duda añadida a las anteriores.

En definitiva, como en toda depresión, Laporta, más allá de reconocer la angustiosa situación económica del Barça, debe asumir su angustiosa y precaria situación. Y reconociendo tan lacerante realidad, iniciar el camino de la superación. Al menos, hacia sus adentros y los de una junta directiva que a duras penas contiene el aliento y sus silencios.

Mientras, Bartomeu debe estar rumiando lo que a él mismo le sucedió cuando empezó la desbandada en su entorno inmediato. Todos le señalan a él como el culpable del desastre, pero dentro de su asunción de culpas, explícitas o no, también debe calmarle ver que quien más le señala comparte una cicuta que acabó con su presidencia. Es humano.

Laporta saldrá con los pies por delante o a hombros, y no deseándole lo peor por el bien de un club histórico y del fútbol español, también esperamos que deje el oscurantismo para las brujas y enarbole la transparencia como deuda con sus socios. Honradez obliga.

Antes honesto que petardo.

    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *