LA TONTUNA VA POR BARRIOS

El éxito sólo aburre a los tontos. Ya decíamos que por can Barça las aguas bajaban demasiado revueltas de un modo sólo explicable desde los protagonismos absurdos de los ‘poltroneros’. O, pensando peor, desde los afanes crematísticos para beneficio propio de algunos personajes oscuros.
Rosell

Rosell ha iniciado su cuesta abajo y a estas alturas me inclino por la segunda de las opciones manejadas en el párrafo anterior, aunque como no disponemos de pruebas evidentes y sólo de los sospechosos extravíos actuales de dinero procedente de fichajes extraordinarios, y de algunos desvaríos que todavía están en manos de la justicia brasileña desde que este sujeto era un ‘mandao’ de Laporta, nos limitaremos a comentar la nueva etapa que se abre. Y, básicamente por lo anterior, este periodo se me antoja tres veces malo.
Laporta

Malo para el Barça y sus seguidores, malo para nuestra selección y malo para el fútbol en general. La hora de su cantera ha pasado y ahora llega la de las estrellas rutilantes fichadas a golpe de talonario, como si Rosell quisiera emular al peor Pérez posible.
Es curioso cómo el presidente madridista quiso hacer de su equipo el antiguo Barça a partir del segundo año de su mandato, allá por 2.002, encadenando la peor racha deportiva de mandatario alguno en la casa blanca; en sus siguientes siete años al frente del Real ha ganado dos ligas y una copa. De pena. Y, además, gastando cerca de mil millones de euros en fichajes, lo cual hace que su trayectoria pase de penosa a escandalosamente mala.
Pues bien, miren por dónde ahora viene  Rosell  y empieza lo que aquél pergeñó desde que se decidiera a largar a Del Bosque y compañía para oprobio de quienes habían creído que la apuesta por el fútbol bueno de los azulgranas era una seña de identidad genética en los tiempos modernos. La gran diferencia entre Pérez y Rosell está en la enormidad que les separa fuera del fútbol. El madridista, por muy criticable que sea su gestión deportiva y como presidente, para lo demás que se le conoce es un señor dotado de una preparación e inteligencia al alcance de pocos y no necesita el dinero líquido procedente del fútbol para nada. Otra cosa es su habilidad para convertir al Real Madrid y cuanto representa en el departamento de relaciones públicas de sus empresas. Del blaugrana no se conocen sus actividades económicas privadas más allá de su ligazón al mundo del fútbol en sus diversas variables desde que se dio a conocer como compi de Laporta en el Elefante Azul; la plataforma de socios que les llevó a dirigir el club. Así que se me antoja que este personaje tiene gatos en la barriga para defender a ultranza sus intereses particulares, sean cuales sean. De su antecesor ya sabemos que paso de ‘yernísimo don nadie’ con despacho de abogados de secano a la política gracias a su paso por el sillón presidencial culé, y ahora, cuando el asunto no le ha cuajado, prepara su vuelta al Camp Nou para reverdecer laureles.  Ya veremos en lo que acaba quien debió pasar a la historia como el mejor presidente barcelonista y no como un personaje de opereta por sus desméritos fuera del fútbol. Y ya veremos, también, en lo que termina el ‘gran fichaor’ Rosell.
Y mientras, los magníficos canteranos del Barça y posibles futuras estrellas haciendo o preparando maletas para jugar en otros clubes por aquello de que tienen que coger experiencia. Lo ‘mismico’ que argumentaba Pérez para hacer igual con los jóvenes canteranos madridistas cuando entonó el canto galáctico de sus pesares. Ya me dirán la experiencia que tenían los coetáneos de Butragueño cuando Di Stéfano y Amancio les hicieron titulares en el Madrid, o la que acumulaban Pedro y Busquets cuando Guardiola los pasó del filial de tercera  al Barça de Xavi, Iniesta, Pujol y Messi  para ser titulares. Pero claro, hablamos de técnicos que apuestan por el fútbol y por trabajar con los jóvenes, no de personajes llegados a las presidencias de los equipos para medrar personalmente, o
Así que la tontuna va por barrios. Ahora le toca al Barça, porque el Madrid parece que afortunadamente ha iniciado una nueva andadura apostando por la cantera y por el producto joven nacional. Y más pronto que tarde veremos los diferentes resultados.

Rosell enterrará al mejor Barça de la historia y Pérez podrá hacerse perdonar el desastre de su gestión deportiva hasta ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *