LA LISTA DE DEL BOSQUE

Una de las cosas buenas del fútbol en España es el conocimiento que sobre nuestro deporte más popular tienen la mayoría de aficionados. A veces te asombra quien menos supones con una acertada reflexión futbolera desde el ángulo más insospechado para quienes se creen en posesión de verdades discutibles, incluyendo a los que son o han sido profesionales de la cosa o lo han vivido de cerca desde cualquier responsabilidad. Y es que, quienes se tienen por instruidos en el balompié  e imparten doctrina – los de los hat-trik y las estrategias para todo balón parado, por ejemplo; ¡qué pelmas son! -, olvidan con frecuencia el factor azaroso que como todo juego tiene. Y más aún el componente humano y, por lo tanto incontrolable, como sujeto de una ciencia inexacta.

Si en los toros se dice muchas veces por los propios toreros que de ellos no entienden ni las vacas; un modo de decir que nada hay fijo ni seguro en su comportamiento en la lidia, del fútbol podríamos decir lo mismo. Aparte de que el balón suele ser redondo no hay nada que se pueda asegurar de antemano. Y mucho menos pretender llevar la razón absoluta cuando defendemos cualquier opinión.
Del Bosqueha hecho una selección para el mundial de Brasil en la que salvo tres o cuatro jugadores los otros diecinueve o veinte estarían en la que cualquier aficionado hubiera hecho. En mi caso, por aquello de mojarme, no estarían Reina, Torres ni Villa, y mira por donde el asturiano enchufa dos goles en el último amistoso. Y en esto, goles son amores y no otras razones. En su lugar hubiera llevado a Diego López, el portero español más en forma; a Llorente, que ha hecho una segunda vuelta importante en el equipo campeón de la liga italiana; y seguramente a Muniain, que ha completado una gran temporada en el Bilbao, o a Isco, que salvando sus lapsus defensivos y desapariciones esporádicas posee una calidad desequilibrante. Aparte de ello, lamento la ausencia por lesión de Thiago y de Jesé; creo que junto al malagueño y Deulofeu serán los futbolistas españoles más brillantes de la próxima década. Al no poder ir, creo que los otros veintiuno serían indiscutibles para cualquier seleccionador.
Ha sido polémica la elección de Juanfran en lugar de Carvajal, pero supongo que don Vicente habrá sopesado que con el polivalente Azpilicuetapodrá jugar con un lateral extremo en las dos bandas dejando bien guarecida la defensa con el navarro, aleatoriamente. Y también tiene el recurso de Ramos para cualquier emergencia. No creo que salvo estricta necesidad juegue con el defensa atlético y con Alba de titulares coincidentes. Carvajal ha sido una gran noticia para el madridismo esta temporada porque ha jugado a gran altura, pero el de Crevillente viene haciéndolo a un nivel importante desde que Simeonelo reinventó como defensa. ¡Eso sí que es mérito de buen técnico!
Critican los forofos madridistas a Del Bosque por ello llamándole enemigo público de los blancos, olvidando, entre otras cosas, que Juanfran también fue canterano blanco. Estoy seguro que hubiera deseado no salir nunca del Bernabéu, pero lo echaron en su día bajo la presidencia del señor Pérez. Como ocurrió con Filipe Luis y con el luego repescado Arbeloa, a golpe de prepotente talonario; la mejor especialidad ‘florentiniana’.
Se puede criticar futbolísticamente cualquier decisión, pero llamar antimadridista al salmantino es como escupir al cielo. Pero claro, son los mismos que llaman igual a Casillas. Como se dice por nuestra huerta, “se necesita ser tonto, pijo”. Deberían tomar nota de un señor como Raúl: tras ser apartado por Luis y no llamarlo después el entrenador de sus mayores glorias merengues, continuó siendo un apasionado seguidor de la selección junto a sus peques.  Recuerdo cuando en el 64 solo hubo dos titulares del Madrid en la España campeona de Europa: Zoco y Amancio. Para mi disgusto infantil, ¡hasta Gento fue suplente!
Y otro recordatorio para quienes ven mal que vayan tantos jugadores del Barça a nuestra selección. Aquí apenas ha tenido repercusión la respuesta de Xavi a un periodista extranjero hace poco: “mi mayor honor ha sido ser campeón de Europa y del mundo con España”.
¿Cuándo olvidaremos la política en el fútbol? Si algunos no lo hacen allí, ¡que se fastidien, con jota, ellos!

En fin, será muy difícil ganar en Brasil pero jugaremos bien con esa lista. Mejor que algunos figurones. ¿Querrá entrar la pelotita? Ahí estará la clave.      

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *