JUEGO, PASIÓN Y DINERO

El fútbol, más que un deporte es una enciclopedia de algunos de los valores sociales y hasta humanos más comunes. Aúna juego con preparación, reglamento, sentimientos, pasión y dinero. Y de cada uno de estos rasgos se podría hacer un tratado extenso.
En España tenemos cuarenta y dos equipos en el fútbol profesional, donde están las estrellas y los privilegiados, y varios centenares en el mal llamado amateur entre segunda B y tercera división. Todos los que juegan, dirigen técnicamente y ayudan, cobran más o menos de los clubes que aglutinan la mayor masa de aficionados deportivos en nuestro país. Y eso sin contar los innumerables profesionales que  viven a su alrededor, desde periodistas y comunicadores a intermediarios, sanitarios, gerentes, administrativos, etc.  Un compendio de miles de personajes de difícil simplificación deportiva.
Pero su hubiera que resumir todo eso en tres apartados, hablaríamos sin lugar a dudas de juego, pasión y dinero. Sin olvidar a las personas.
Desde que se instituyeron las sociedades anónimas deportivas como las adecuadas para dirigir a los clubes profesionales, poco ha cambiado, sin embargo, en esos cuatro emblemas. Y tampoco en cuanto a su espectacularidad y resultados. El Real Madrid y el Barcelona siguen siendo los grandísimos en España y forman parte de la crema mundial y europea; con el Atlético, el Atletic, el Sevilla o el Valencia, como clásicos aspirantes.
A ellos se pueden sumar excepciones ejemplares como el Villarreal, la Real o el reciente Coruña, y equipos como el Éibar actual,  que animan y ayudan a entender que el fútbol es algo más que masa social, grandes urbes o dinero. El factor humano juega aquí un papel esencial.
En nuestra Región, por ejemplo, tenemos al  histórico Real Murcia con ocho mil socios en Segunda B, que ha estado dieciocho temporadas en primera y es el rey de la Segunda A, con medio centenar largo de participaciones en la categoría de plata y el que más veces ha sido campeón en ella. Y pelea en la misma división “amateur”con equipos como el Cartagena, con más de seis mil socios, o los milagrosos La Hoya de Lorca y el Jumilla con pocos abonados —¡qué mérito tienen!—. Es la grandeza y la miseria de este deporte. La gestión de sus dirigentes ha marcado una u otra.
Sirva como punto y aparte el UCAM. Un equipo recientísimo de fútbol con pocos seguidores todavía, creado por la Universidad Católica San Antonio al hilo de su decidida apuesta por el deporte universal. Es el único representante murciano en nuestro fútbol profesional, compitiendo bien con históricos como el Zaragoza, Mallorca, Cádiz, Almería, Oviedo, Elche o Córdoba, que suman muchos miles de socios. En el Arcángel, escasísimos murcianos fuimos la afición universitaria, como siempre, y disfrutamos su empate ante catorce de los dieciséis mil socios verdiblancos.   
Cuando el fútbol se mueve en la noria económica de las grandes corporaciones deportivas o de los innominados fondos de inversión, pensar en mecenas es una utopía o un disparate. Como hermosa excepción, los clubes españoles más saneados siguen siendo los que pertenecen a sus socios, que es el sistema antiguo; Madrid, Barça y Bilbao. Aunque ha sido así siempre, ya veremos hasta cuándo.
No nos engañemos. Cuando alguien se acerca actualmente al fútbol es para sacar tajada dineraria. Siempre ha sido así también, pero antes se conjugaba con factores como la relevancia social, la vanidad o la pasión—señalemos a Don Santiago Bernabéu como exponente, entre otros más humildes—, y ahora solo cuenta el dinero, con escasísimas excepciones. Una de ellas reside en Murcia.
Si miramos nuestro fútbol,  comprobamos que por mucho entusiasmo que  pongan los actuales dirigentes del Murcia o el Cartagena, que es encomiable, no dejan de perseguir una meta económica; lícita,  esperanzada y aplaudida por sus aficionados, sin duda, pero no podríamos hablar de pasión, que es uno de los ejes que han hecho grande este deporte. Un fin, el económico, que rula hasta la chamba. Y no suele ser fiable, leal ni duradero.
Por eso, algunos, aunque tengamos colores apasionados en el corazón —en mi caso aclaro que murcianista eterno —, y deseemos el éxito de todos los clubes regionales, queremos que equipos como el UCAM triunfen y rompan la dictadura monetaria del fútbol.
 A fin de cuentas, sus personas juegan, se apasionan y persiguen fines con valores que superan al vil metal. Si hay que elegir dueños, reitero, los prefiero así, de la tierra y de bolsillo transparente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *