ESTILOS, VELOCIDAD E INTELIGENCIA

Al fútbol se puede jugar poniendo el acento en características diversas. Los hay que fían sus resultados a jugadores rutilantes y otros al conjunto. De entre los primeros, según sea la especialidad de sus estrellas, lo harán pensando en hacer más goles que el adversario, caso del Real Madrid actual, o en que les hagan los menos posibles, como el Chelsea del luso saltarín. En ninguno de estos casos se puede hablar de estilos de juego sino más bien de estilete en el caso blanco – o de estiletes, hablando de sus portentosos goleadores – o de estilucho para quienes el fútbol con diez entre el balón y la portería propia nos aburre soberanamente.
El Real de Cristiano, Ramos, Alonso y Diego o Casillas, como soportes; más los Bale, Di María, Isco y Benzema, entre los demás, tiene su punto más fuerte en la regularidad de los primeros y su débil en la singularidad de los dos últimos: los artistas. Y eso siempre ha sido así en el fútbol. Pensemos en los casos recientes de Guti y Raul. Arte frente a constancia, como en los toros, porque cuando coinciden hablamos de los realmente superdotados: Pelé, Di Stéfano, Eusebio, Maradona, Cruyff, o los actuales Messi y Cristiano.
Hablar de estilos es referirse a los equipos que marcaron una época por sus triunfos, con una forma de jugar tan característica que iba más allá de sus estrellas. El Brasil de los años cincuenta y sesenta con la velocidad de sus malabaristas; el Madrid de don Alfredo y Gento, uniendo a la velocidad una capacidad de gol infinita; el Ajax y la Holanda de don Johan del fútbol total; el Milán ‘holandés’ de Sacci y Capello del juego compacto; o el Barça de Guardiolay su irrenunciable juego de toque y gol, del que ha bebido la selección española de Luis y Del Bosque, como paradigma del fútbol que todos quieren imitar en los últimos años. Esa capacidad de influencia en las modas del juego haciendo que se analicen sus maneras para tratar de copiarlas es lo que define un fútbol de estilo. Y eso no es hablar de juego de ataque, posesión, contragolpe o defensivo, porque todas esas características se elevan a virtud en un equipo de leyenda. No ha habido equipo que haya defendido mejor que el referido Barça del toque cuando recuperaban el balón enseguida en el propio campo rival para iniciar un nuevo ataque, por poner un ejemplo, que era el mismo modo de hacerlo del llamado Drean Team de Cruyff. Por eso se permitía el lujo de jugar a veces con solo dos o tres defensas.
Ocurre lo mismo con la velocidad. Hay quienes hablan del vistoso juego veloz del Madrid en sus vertiginosos contragolpes. Y llevan razón, pero esa rapidez no es una virtud para una forma de jugar, por muy necesaria que sea en el contraataque. Sin velocidad no se puede jugar a nada. Y al fútbol menos. Precisamente, lo que diferencia a un buen jugador de un jugador bueno es eso. El buen jugador llega a primera división y cuántos jugadores buenos hemos visto quedarse en segunda, en tercera o en juveniles por falta de velocidad en sus piernas o en su cabeza, aparte de por otros temas que no vienen al caso.
La velocidad no solo está en las extremidades sino que mucho antes debe estar en el coco. De críos estudiábamos aquello del cuerpo humano: cabeza, tronco y extremidades, y en el deporte en general es lo mismo; ¡pero por ese orden! Actitud mental, aptitud física y velocidad: cabeza, corazón y piernas.
Otra cosa es el Atlético de Simeone. Por eso, cuando le preguntan al propio técnico argentino qué es el Cholismo se encoge de hombros con una sonrisa. Porque lo de los colchoneros va más allá de un sistema de juego, o más acá, según se mire. Es ante todo una actitud. Es lo que decíamos antes de que la cabeza está antes. Eso es lo que ha conseguido de su equipo: que se lo crean. Que crean que sin ser estrellas pueden hacerles sombra desde la unidad de acción solidaria – aquello del todos para todos-, la intensidad, el esfuerzo al límite y, ojo, la humildad.
Simeone, que jugando era puro nervio, demuestraque su inteligencia es superior a aquello, cualidad que es la base de todo. Por eso, también, prefiere hablar de jugadas a balón parado que de estrategia. Porque tonterías, las justas. Gracias.        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *