EL MIMETISMO DEL ATLÉTICO DE MADRID

Ocurre con los equipos que basan su juego en la intensidad al margen de la calidad que tengan, que por eso los hay en todas las categorías.
El Atlético es uno de los seis mejores equipos españoles en la historia de nuestro fútbol, casi siempre en el segundo escalón de ellos, por detrás del Real y del Barça y un poquito por encima del Valencia, del Sevilla o del ahora en horas bajas Atlético de Bilbao. A ese grupo cabecero se les han unido, incluso superándoles en ocasiones, otros como el Español, el Betis, la Real Sociedad y los también históricos Zaragoza y Deportivo de la Coruña en diferentes etapas. Cuestión distinta es el fenómeno coyuntural del Villareal, unido obligatoriamente a su mentor Roig, que ha aprovechado su moderna trayectoria implantando una envidiable política de cantera.

Pero el Atlético es otra historia. Ha alternado plantillas de una enorme calidad con otras, la mayoría, en las que la garra y el juego de guerrillas han sido su santo y seña. De las etapas mejores hay que recordar delanteras como aquella de los Ufarte, Luís, Gárate y Adelardo, con quienes llegó a estar dos temporadas el murciano Juan Antonio a finales de los sesenta del siglo pasado, jugando de extremo izquierdo cuando era diestro, recogiendo el once de un mítico como Enrique Collar. Esos enormes jugadores con otros de menos nombre pero de enorme garra, fueron quienes llegaron a la famosa final de la Copa de Europa contra el Bayern de Munich de Beckenbauer, y que tuvieron ganada hasta segundos antes del final con el espléndido gol de falta directa del mítico Luis.

Hay que recordar también el equipo presidido por el inolvidable Jesús Gil y que entrenó Antic, que ganó el doblete un año con jugadorazos como Pantic, Quico y compañía, aunque después cayeran al pozo de segunda.

Son las luces y sombras del equipo colchonero, en el han lucido jugadores tan dispares en épocas distintas como los exquisitos Ben Barek, Luiz Pereira, Leivinha, Ayala, Manoloo Futre, con otros que basaron su juego en la garra y la pierna dura, como Martínez Ovejero, Goicoechea, Jayo o el lateral Panadero Díaz, por citar ejemplos paradigmáticos.

Sin embargo, si hay un sello característico del Atlético es el de mimetizarse con el contrario. Así, compiten con equipos de la mitad de la tabla o de ahí hacia abajo con sus mismas armas, y con los grandes también. Si vemos un encuentro contra el Elche, el Celta o el Granada este año, tendremos un Atlético corriendo como ellos para ganar el partido por piernas o por algún destello de calidad de los mejores jugadores que tiene, y, sin embargo, si es contra el Barça o el Madrid contemplaremos a un equipo en el que sus jugadores, al margen de correr y meter más la pierna, su identidad fundamental; sacarán sus mejores galas y hasta alguno de ellos le mojará la oreja a las figuras blancas o culés, haciendo alardes de igual o más categoría futbolística. A eso nos referíamos con el mimetismo citado.

Y en Europa les ocurre igual. De tal suerte que parece un Atlético diferente si juegan contra el Chelsea o la Juventus, por decir algo, a que si lo hacen contra el Bayer Leverkusen, tal y como ha ocurrido en su último encuentro de Champions. El miércoles pasado se mimetizaron con los alemanes, que andan por la mitad de su tabla. 

La diferencia con la temporada pasada, aparte de que se le han ido jugadores básicos, es que entonces todavía eran una sorpresa y fueron una apisonadora con los equipos medianos y pequeños. Este año, los de abajo los tienen muy estudiados y ellos siguen empeñados en jugar según sean sus rivales. Por eso, contra los grandes siguen haciendo buenos partidos pero pierden sus opciones con los inferiores. En todo caso, ¡grande el Atlético de Simeone!

Finalmente, nos reafirmamos en que nuestros dos grandes no están inmersos en ninguna crisis, como han demostrado en Europa, y que sufren lo normal de cada temporada: no son máquinas y sus jugadores son tan de carne y hueso que siempre no están igual de bien. A la postre, estarán disputando las dos competiciones fundamentales porque su calidad, y la cantidad de la misma que tienen en sus plantillas, están muy por encima de sus oponentes. Otra cosa es que lo ganen todo, circunstancia que apenas ha ocurrido a lo largo de la historia.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *