EL GALLINERO ANDA REVUELTO

Ahora que la liga parece haber cogido ya su velocidad de crucero se está revolviendo el gallinero en  los clubes más significativos. En el Barsa se calmaron un poco por la excelente marcha del equipo, pero sólo hasta que Laportay sus cuates se decidan a asomar de nuevo las patitas. Tenían ya las navajas cachicuernas preparadas, como diría el gran Luis María Ansón, para asaltar la diligencia blaugrana si el sustituto de Guardiola hubiera desbarrado en el inicio de su andadura. Se trataba de darle una patada a Rosell en el culo de Tito Vilanova, para ir socavando su presidencia y volver a las andadas. El fracasado político ha sentido el frío que hace fuera del palco del Nou Camp para sus ambiciones y chanchullos varios.

futbol español
El problema es que de momento sabe que calladito está más guapo no sea que el sustituto emule o supere a su maestro y predecesor y le salga con una liga, un doblete o hasta un triplete. Que todo puede ser una vez que disponga de toda su plantilla en condiciones. Hay que reconocer que a los culés parece que les echaron mal de ojo con las lesiones y enfermedades a partir de la temporada pasada. ¡Qué plaga! No me quiero imaginar, aunque lo intuyo, cómo se hubiera puesto el de la acera de enfrente – no me refiero a nada sexual- si le hubiese pasado lo mismo o parecido. Y encima sin creer en la cantera. Hubiera tenido D. Tancredo que echarse mano al moquero y a la cartera para remediar los llantos y  fichar a diestro y siniestro con el fin de que ‘su enésimo proyecto’ llegase a algún puerto presentable.
Pero bueno, habrá que esperar a las inmediatas elecciones catalanas para ver cómo resulta la huida al monte del cada vez menos honorable president Mas y las necesidades que tenga de echar mano de su apéndice futbolístico más inmediato. Me temo que el nenRosell le pondrá en bandeja todas las armas y bagajes blaugranas para mayor gloria del independentismo irredento convergente, no sea que venga Laporta ofreciéndolas si él volviera al palco del Barsa en olor de multitudes ‘esteladas’. Que para eso y cualquier tontuna política de lo más variopinta sí que vale el hombrecito precursor del Elefante Azul. Ridículos manifiestos incluidos.
Son las servidumbres de ‘enmierdar’ el fútbol con la política rebajándolo a categoría de vil servilleta de papel de usar y tirar puesta en manos del primer ‘mindundi’ que llegue o que aspire a llegar a mandamás de mandamases.
Por el Madrid ya dijimos la semana pasada que las aguas bajan cada vez más turbias para el clan portugués. Cada vez se suman más remeros al bajel blanco moviendo las palas contracorriente de Mourinho. Y es que las facturas que origina la soberbia narcisista se pagan y sus plazos son inaplazables. Demasiados muertos tiene ya en su armario para andar de rositas. El último ha sido Valdano, quien le ha mandado un par de bofetadas alabando, justamente, el trabajo de PepGuardiola en el Barsa.
La otra semana fue Sanchís, quien dijo que él hubiese contado con el canterano Casadopara el lateral izquierdo cuando hubo necesidad. Y más atrás Guti, quien reivindicaba el papel de la cantera en el primer equipo y criticando el fichaje de Modric o Essien  largando a  Granero, siendo, en su opinión y en la de muchos, mejor jugador y más valioso para el fútbol que pretende desarrollar el Madrid con Xabi Alonso y Ramos de distribuidores de juego a gran distancia. Y me temo que esa carrera ya es imparable.
En cuanto haya un par de resultados adversos, que son muy posibles por el camino que van, se escuchará ruidos de sables en el propio vestuario con los internacionales españoles de abanderados, hartos de los príncipes portugueses y sus complejos de superioridad cuando ellos son campeones de todo con el Madrid. Y de Europa, dos veces, y del Mundo con España. A ver cuándo podrán soñar los lusos con tal historial. ¡Que ya manda huevos tanta estrellita acharolada!
Desde fuera también les tienen muchas ganas todos aquellos blancos de verdad que se han visto ninguneados con la etiqueta de falsos madridistas si en alguna ocasión han osado hacer algún asomo de crítica a sus planteamientos o actitudes. ¿Que por qué no?
Y, además, me temo que D. Florentino ya se está mesando la barba con la cuchilla capadora. Se juega demasiado, como dijimos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *