EL CIRCO DE AHORA

Cada época tiene para el pueblo su pan y su circo.  Las costumbres   sociales  cambian a tenor de los avances de todo tipo, y  llevan aparejados, también,  cambios profundos en las condiciones de vida de la sociedad que los experimentan, así como en sus gustos y motivaciones. Los nuevos valores sociales que aparecen  traen consigo contravalores que demasiadas veces se oponen o los que la condición humana ha tenido siempre por norte y guía de su existencia.  
Hace tiempo que asistimos  al supersónico avance de la tecnología de la comunicación y, como consecuencia, la globalización  de las informaciones de todo tipo, haciendo buena aquella idea de la aldea global de McLuhan, un canadiense pionero en teorizar sobre la importancia de la sociedad de la información, hace decenios
Y lo anterior, también ha hecho posible la globalización de la economía y con ello el ascenso del dinero al por mayor al altar de las referencias sociales.
Información y dinero. Esos dos nuevos valores de referencia social lo han invadido todo. Y el fútbol, como fenómeno de masas, no es ninguna excepción.Y de esos mimbres está hecho el cesto futbolístico que ahora nos encontramos. El nuevo circo del pueblo que disfrutamos.
Por eso, el fútbol profesional ha derivado hacia un amasijo de intereses económicos basados en la cantidad de información que genera con el consiguiente interés para todo tipo de comunicación: publicidad, propaganda,  relaciones públicas, empresariales, sociales y económicas, sobre todo, atrayendo a su calor personajes, personajillos, ‘personajetes’ y ‘personajetas’  para todos los gustos. Y ahí entran desde futbolistas a técnicos, pasando por directivos, dirigentes, políticos, intermediarios, periodistas, y un largo etcétera de profesionales de toda condición.
El fútbol como deporte ha pasado a ser un circo donde se juega a todo. Lo de darle a la pelota es lo de menos. 
Por eso no es de extrañar que reinen o hayan reinado gente como MourinhoFlorentino, Laporta, Rosell, y una larga compañía.
Por ser los que representan a los dos primeros clubes españoles y casi europeos, y por falta de espacio, detengámonos un poco en ellos, sin que sus obras y milagros sean en exclusiva suyos. Trapecistas por el estilo, aunque con menos repercusión mediática actual, hay por todas las pistas múltiples del gran circo del fútbol. Y domadores también; payasos aparte.
Para Mourinho, lo del juego de la pelota es un mero instrumento para su mayor gloria personal, económica y social. Lo de la lealtad a unos colores, una gilipollez; la cantera, un atraso; las críticas, una hipocresía ajena; la deportividad, un espectro de románticos; el respeto, en general, una antigualla; y la jaula, el látigo, la ‘pistolica sobaquera, el altavoz de la altanería y  el sometimiento incondicional de sus mariachis, su hábitat natural. En realidad no tiene ningún proyecto de juego determinado.
Para el gran Pérez, basta con decir que el fútbol es demasiado serio para dejarlo en manos de los profesionales. En la pista deben estar quienes le faciliten sus objetivos sociales y, por ende, los empresariales. Cuando había que encandilar a los iberos, el Madrid debía ser el prototipo del éxito nacional. Para ello había que perseverar en los valores madridistas de siempre: producto nacional, básicamente, con algunos artistas futboleros mundialmente reconocidos. Ahora bien, en cuanto el personal doméstico estaba domado y sus empresas ya no podían crecer más en España, y había que abrirse a determinados países europeos, pues ingleses, alemanes, turcos, franceses, portugueses, y lo que haga falta. El palco del Bernabéu y los de cualquier lugar del mundo son su territorio natural. En el año 2.000 no le conocía nadie fuera de su entorno, y superar ese hándicap para sus aspiraciones era su proyecto. Deportivo, nunca tuvo ninguno.
A Laporta le sonó la flauta con Guardiola. Cualquier otro le hubiera servido igual si el canterano hubiese fracasado. A un abogado de secano con grandes aspiraciones sociales se le quedaba pequeño el mundillo de relaciones que su buen matrimonio le proporcionaba. Tenía que encontrar la proyección necesaria para dar el gran salto económico y político que anhelaba. Ése era su proyecto. Lo de la cantera, una casualidad que Pep le puso en bandeja.
Y Rosell ya hemos visto por donde respira. Con su ‘carica’ de ángel no es más que un émulo de su antecesor. Los dos compartieron ideales antaño, y más cosas,  aunque éste sí era futbolero. 
Los del deporte y el gusto por el fútbol estamos desfasados. Es el circo que nos lleva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *