EL AGRIDULCE REAL MADRID A.C.S.

Es un club de autor. De quien ostenta records contradictorios: máximo gasto con los peores resultados deportivos; máximas ventas patrimoniales y mayor facturación con la máxima deuda histórica: 700 millones; más fichajes de figuras y entrenadores y menos canteranos triunfando en su mandato; ninguno, caso único. Pero es un fenómeno: el presidente de mayor aceptación popular en su historia. Y ceba la bomba año tras año, en palabras suyas.

Ahora, no importa que Kros, aun siendo un buen futbolista  y pueda jugar bien ahí contra equipos de menor enjundia, no sea un medio centro que tapone jugando como tercer central por delante, llegado el caso. Ni que James, igualmente un buen pelotero, no aporte nada nuevo a la plantilla. Ni que Navas, a punto de ser titular, que para eso lo fichó el Autor, sea un portero aseado para jugar en cualquier primera al que le chuten mucho, que es diferente a ser muy bueno para aparecer las pocas veces que el rival le llegue con peligro a un equipo como el Real – lo que ha hecho siempre Casillashasta hace un tiempo-. Ni que Chicharitosea un goleador  intermitente, que por tal era suplente en el Manchester. No, no importa nada de eso. En el Real Madrid A.C.S lo que tiene relevancia es que vaya paralelo a los intereses personales y empresariales del Gran Fichador, el señor Pérez.

Ya señalamos que había que ir a China de pretemporada, aunque fuera fatal para el equipo, porque había muchas obras públicas que rascar. Había que ir al mercado alemán porque allí estaba la segunda marca de ACS, destinada a potenciar su desarrollo internacional. Antes al del Reino Unido por aquello de los aeropuertos, las infraestructuras y los servicios, y vino Beckam. Ahora tocan los países árabes del golfo – 800.000 M de Euros en infraestructuras – y ya tenemos al Banco Nacional de Abu Dhabi en el antepalco como patrocinador  del club, cuyo presidente es el Jefe del Estado del emirato. Y, también, se anunció hace poco el enorme desarrollo que van a experimentar algunas infraestructuras de los países centroamericanos; ahí aparecen los últimos fichajes. Como muestra un botón: ACS se acaba de adjudicar junto con Técnicas Reunidas un contrato con PEMEX, la petrolera pública mexicana, de ochocientos y pico de millones de euros. La historia viene de lejos.

En el 2000 a don Florentino lo conocían en Madrid sus círculos y  algunos centros políticos, tras su paso por la UCD y una dirección ministerial, y el fallido Partido Reformista de Roca, cuya candidatura madrileña encabezó, pero pocos en España. Poco después era el empresario de moda al que recibían alcaldes o presidentes de comunidades cuando iba a sus ciudades para concurrir a concursos públicos. En el 2006, harto del engendro que había creado en la plantilla y ya en la cúspide española, pensó que era el momento de dejarlo. Y lo hizo. Pero llegó la crisis y vio peligrar sus asuntos españoles; había que abundar en el extranjero Y entonces volvió. Todo lo demás es historia reciente.

Sigue siendo el peor presidente en la historia madridista en cuanto a resultados deportivos y tiempo en el cargo, aun con la agónica Copa de Europa última de Lisboa encarrilada en el último suspiro por el cabezazo de Ramos, pero eso tampoco importa a muchos aficionados blancos. ¡Ay los forofos! Pero, ¡ojo!, sin ese gol milagrero la vuelta desde Portugal hubiera sido de aúpa. Incluso se rumoreaba que el propio Pérez estaba hecho un basilisco con el equipo y rumiaba su abandono. Y es que, en realidad, poco más necesita el hombre, aunque esta semana haya recibido, como si de un jefe de estado se tratara, a la mismísima primera autoridad panameña. Ya está en la cúspide mundial. Es más que brillante.

Pérez hizo dos buenos fichajes por criterios futbolísticos: Figoy Zidane; a Cristiano lo fichó Calderón. Todo lo demás han sido relaciones públicas para sus intereses. Su herencia serán mil millones de euros de deuda y una afición dividida por uno de sus desvaríos:  Mourinho. Los pitos actuales a Casillas son buena muestra de ello, y otra la inquina a otro indudable supermadridista, Del Bosque, de una parte del madridismo.

Mientras, el Barça a seis puntos y reinventando la cantera, que ya veremos lo que le dura la valentía a Luis Enrique; ¡ojalá! Y el Atleti a cuatro con Simeone reinventando el equipo tras el éxodo imparable de varias de sus figuras. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *