DEDINHO, O LA DUCHA ESCOCESA

Quien iba a refundar el Real Madrid y como ‘vacuna antibarsa’ encandiló a todo el madridismo ya está asomando la patita del agua fría  diciendo que pronto se largará. Después abre la caliente con que se queda. Al pronto otra vez fría pidiendo fichajes y abroncando a jugadores, sobre todo si son españoles, y el acabose si canteranos, y después la caliente dándole besitos a los chicos con cara de bueno y asegurando que no vendrá nadie ‘nhuevo’. Ingratitud mercenaria.
Ingratitud de quien “señalaba dónde estaba el señorío del Madrid a los madridistas”, en nefanda afirmación de su Presidente; el que pasó de “Ser Superior” –  Butragueño dixit- a “D. Tancredo”, como peaje del nefasto tránsito desde las alturas del mando apoyado por su guardia pretoriana: Valdano y Cía., a un indolente dejar hacer, cuan rey bobo, con un valido estilo Antiguo Régimen ostentando el bastón de mando: Mourinho.
¿Qué pensarán cuando se vaya las docenas de miles de abducidos seguidores blancos? ¿Habrá rincones suficientes en el Bernabéu y en  miles de barrios y pueblos para que esa multitud de irreflexivos forofos clonados, otrora entendidos aficionados,  se arrebujen para llorar sus penas?  ¿Qué ocurrirá cuando vuelva a Chamartín  “ o fenómeno” portugués al frente de otros colores luciendo gestos narcisistas, corriendo desaforadamente la banda,  haciendo el caballito o tirando de dedito? Porque no olvidemos que cosas por el estilo ha hecho en el Nou Camp mordiendo  la mano que un día le dio de comer. Y me temo que su salida del Real no va a ser tan calladita como fue la del Barsa, porque allí nunca dejó de ser un segundón y aquí vino de superestrella. Ni la del Inter; allí lo ganó todo y aquí parece que el Señor no le ha llamado por ese camino. Ni siquiera la del Chelsea, porque allí le hizo ganar cosas a un club que no acostumbraba. Ni por supuesto la del Oporto; de su tierra salió en figura.  No, del Madrid saldrá ‘escocío’ porque vino como redentor al mejor club del mundo, que ya había ganado todo antes de él, y se irá con más pena que gloria a pesar de haber disfrutado de más poder y medios que ningún otro técnico en la gloriosa historia blanca. Y claro, lo hará dejando en la estacada a miles y miles de cándidos  aficionados a los que increíblemente ha hipnotizado, y a un presidente, que también es un mesías para esos mismos aficionados, que cometió  el enorme e irreparable error de poner  el club a sus pies.
Y cuando eso ocurra, D. Tancredo, si no se ha ido antes y vuelve a ser D. Florentino, sacará a pasear su previsible otro yo, el de la  justificada soberbia en este caso, y le dará algún sartenazo gordo, eso sí, con florentinas palabras. Y el primer atisbo de ello se puede leer entre líneas, ante su asomo de tocata y fuga,  con el reciente y fulgurante anuncio de que el actual seleccionador alemán,  Low, está en el punto de mira blanco. ¿Casualidad? Más bien suena a choque de egos, que  son tremendos por cierto.
El afán de protagonismo de Mourinho es asombroso. Ahora que ha endulzado el comportamiento y que sus jugadores se han conjurado para encarar el futuro superando  el frustrante complejo blaugrana, que no es poco, y que el Madrid este año es notoriamente superior al del año pasado gracias a su plausible trabajo como buen técnico que es, resulta que hay que enredar anunciando en la BBC su deseo de estar en la Premier  pronto o  trasluciendo que gana él y pierden los jugadores. Ya son ganas de liarla. ¿O tampoco será casualidad? Ahora que empieza la recta final de los títulos en juego sus palabras no han podido ser más inoportunas ¿Qué influencia tendrán en su plantilla? Veremos.
Ah¡ y ya sabemos que  ni Granero ni Arbeloa ni canterano alguno sirven y que Albiol deberá hacer las maletas; hay que fichar  brasileñitos o hacer a Coentrao ambidiestro ¿Y si probara a trabajar de verdad  haciendo futbolistas de abajo, o reconvirtiendo otros, en lugar de fichar figurines, tullidos y representados de amiguetes? Creo que ni él ni nadie del Madrid se han enterado de que hoy los mejores están en España: los galardones internacionales de nuestras selecciones y jugadores lo magnifican.
Sin ‘dedinhos’ ni peteneras, los sabios dedos de algunos técnicos españoles muestran a menudo el verdadero  señorío; “repasinhos”  puntuales de Pep aparte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *