DE XAVI A IKER

 DE XAVI A IKER
Del año de Xavi al calvario de Iker. Del adiós glorioso al presente inquietante. Del Barça triunfante al Madrid tristón. O lo que es lo mismo, del hoy al ayer; del mejor club de lo que va del XXI al mejor que fue del siglo XX.
Nada como la situación de dos de los más grandes futbolistas que ha dado el fútbol español, si no los mejores, como lo son por títulos conquistados; para comprender la deriva actual de sus dos equipos desde que brincamos  de milenio. Y, curiosamente, cuando los blancos viven desde entonces una estabilidad institucional envidiable, con el paréntesis de tres años de ausencia de FlorentinoPérez; y los culés una sucesión de presidentes en entredicho por sucesivas escandaleras extradeportivas aunque manteniendo una buena gestión futbolística. Y eso nos corrobora que lo importante del fútbol son los futbolistas y lo secundario sus mandamases.
2015 será un hito importante en la historia del Barça porque es muy posible que consiga su segundo triplete – el primero lo consiguió hace pocos años con Guardiola —, y también porque seguramente la marcha de Xavi Hernández supondrá un antes y después en su trayectoria. Y es que, como ha dicho con acierto Luis Enrique, el tan grande como menudo genio futbolístico de Tarrasa es irremplazable. Tanto como lo fueron Luisito Suárez y Pep Guardiola para los culés, y Paco Gento o Raúl González para sus rivales merengues, hablando de jugadores nacionales desde los años cincuenta del pasado siglo. Y como lo será también Casillas el día que deje el Madrid.  
Pero lo que hará difícilmente inigualables a Xavi y a Iker son sus títulos con nuestra selección, que también pasará muchos decenios para que pueda reverdecer sus recientes triunfos en Europa y en el mundo. Y en ese tiempo irrepetible ambos han sido básicos.
Pero es que, además, han conjugado su enorme calidad competitiva con su gran categoría deportiva a todos los niveles y en todo momento, sabiendo ganar y perder con elegancia y respeto hacia el contrario,  manteniendo una amistad personal admirable. La misma, por cierto, que se profesaron dentro de su gran rivalidad otros dos referentes de sus equipos y del fútbol español, Raúl y Guardiola. Cuatro ejemplos admirables para niños y jóvenes, como también lo deberían ser para sus aficionados radicales, forofos extremos, cerriles y violentos, ¡ojalá!; y que lo trasciende hacia el ideal de cualquier actividad humana.  No es casualidad que los cuatro fueron siempre respetados por sus rivales a pesar de su enorme afán por ser mejores y querer ganar siempre; que la garra y la competitividad no están reñidas con la nobleza deportiva.
Sobre Xavi se han dicho y escrito estos días loas de todos los tamaños y colores, por lo que huelga añadir nada más que señalar su justicia. Para mí es el mejor centrocampista español de todos los tiempos, como Gento el mejor extremo, Raúl el mejor goleador, Casillas el mejor portero o Guardiola el mejor técnico.  Sin olvidarme del único balón de oro de nuestro fútbol, el centrocampista gallego culé e interista Luis Suárez; del balón de bronce y también gallego, media punta y madridista, Amancio, o su colega Butragueño; del inolvidable y espigado portero bilbaíno Iríbar; del goleador e interior madrileño rojiblanco y gran técnico Luis Aragonés, fundamental para la exitosa selección española campeona de todo, o su sucesor Vicente del Bosque; y, a nivel de técnico de club, Miguel Muñoz en la casa blanca.
Todos ellos, y otros más antiguos como los bilbaínos Zarray Gainza, el también delantero pero valencianista Mundo o el rememorado portero Ricardo Zamora, formarían con el aún activo manchego y barcelonista Iniestalo mejor de nuestro fútbol.
Finalmente, el Barça continuará sus éxitos mientras Messisiga siendo el mejor del mundo y no aflojen sus magníficos compañeros, nacionales y extranjeros, o no estropee el conjunto ningún técnico queriendo ser protagonista, como al fin asumió Luis Enrique, aunque veremos lo que dura dado su carácter. Y el Madrid no retornará al camino perdido de la excelencia futbolística mientras Pérez siga empeñado en dirigir la política deportiva desde su omnímoda e interesada presidencia.
Los buenos dirigentes en los grandes equipos son quienes lo hacen sencillo, como el juego los jugadores excepcionales, y pasan desapercibidos, como los mejores árbitros; lo difícil en este deporte es sacar adelante un club modesto.
Como lo será olvidar a Xavi. ¡Qué difícil hacer su exquisito fútbol fácil!  Y qué buen tipo. ¡Hasta siempre, campeón!   

    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *