DE ÉMULOS, COMPARACIONES Y AUSENCIAS

El otro día me quedé pasmado escuchando a un comentarista hablando de Messi. Decía el hombre que el argentino ‘había hecho un hat-trick y dos goles más”. Quizás ahora en las escuelas deberían enseñar a sumar de esa manera. ¡Qué disparate!, con lo fácil que es decir que ha hecho cinco goles en un partido. Y es que la gilipollez de los modismos en el fútbol engancha. A alguien se le ocurrió copiar a los ingleses y denominar como hat-trick el hacer tres goles en un partido y se quedó tan pancho. Luego vinieron los imitadores queriendo emularlo y ahora ya es común entre los periodistas y futboleros. Y todo por incorporar dándose importancia la lengua de Shakespeare al lenguaje futbolístico. Es verdad que en el uso del inglés tienen la ventaja de la economicidad de letras y palabras para diversas definiciones y matizaciones pero en español también se puede hacer. ¿No queda más bonito decir que ha hecho un tres en uno? O en el caso citado hablar de un cinco en uno. Sólo tres palabras cortitas en lugar de las cuatro usadas por aquél más el anglicismo compuesto. Lo más triste es que estos émulos se creen por ello más cultos deportivamente hablando.
Ocurre lo mismo con otras acepciones. Por ejemplo con el uso del término de estrategia para hablar de jugadas ensayadas. Ahora, cuando un equipo marca un gol en el saque de una falta y otro a la salida de un córner dicen que ha ganado con dos goles de estrategia. Y ya, en el colmo del absurdo, hasta a un gol de falta directa o a un penalti le llaman jugada de estrategia. El otro día, en un programa de una televisión regional, afirmaba un  sesudo experto futbolero que la estrategia en el fútbol es muy importante. ¡Joder, claro!, y en todo. Pero lo pobre de su reflexión no era esa obviedad, sino que se refería exclusivamente a simples jugadas ensayadas. Hombre, yo creo que la estrategia debería ser otra cosa por aquello de la importancia que tiene en su origen como planificación inteligente en la ciencia militar; concepto luego incorporado a otros campos como la empresa y diversas actividades humanas. Todavía, si sólo hablaran de estrategia cuando se coordinan varios jugadores para llevar a cabo diversas acciones, tendría pase, pero tirar una falta junto al poste o ajustada a la escuadra es habilidad y no estrategia. Pero amigos, esto no hay quien lo pare y lo peor es que crean hábito entre muchos emuladores; ya digo que la tontuna es muy contagiosa.
Hablando de Messi, debido a sus magníficas actuaciones ya le llaman el mejor jugador de la historia. Y puede llegar a serlo pues sólo tiene 24 años. Pero compararlo con fenómenos como Di Stéfano o Pelé ya es otro cantar. D. Alfredo no ganó ningún mundial pero fue el mejor como jugador total, pues lo mismo sacaba un balón jugado desde su área  organizando a su equipo que lo hacía  recibiendo en el centro, era rapidísimo y un gran goleador. Aparte ganó cinco copas de Europa consecutivas siendo el alma del Madrid y muchas ligas en Argentina, Colombia y en España. Pelé supero ampliamente los mil goles oficiales y ganó tres mundiales maravillando con su juego. Son diferentes.
 Son más comparables Cruyff y Di Stéfano, por ser todo campistas de gran carácter, rapidísimos y muy goleadores, salvando las distancias  en favor de D. Alfredo; y Pelé con Maradona y Messi por jugar  de medias puntas, con clara ventaja, todavía, del brasileño.
Puestos a comparar, entre Cristiano y Puskas, los dos mejores goleadores que recuerdo en el Madrid, el luso es más completo: golea con las dos piernas, iguala la fuerza del cañón húngaro en el golpeo, es más rápido y va muy bien de cabeza.
En cuanto a ausencias, ¿alguien nos puede explicar dónde están los futbolistas murcianos? Hay media docena por ahí. Antes, recuerdo al Murcia o al Cartagena con la mayoría de sus plantillas nutridas de jugadores de la tierra, sobre todo en segunda. Cuando coincidieron con el Ciudad de Murcia tenían entre los tres no más de media docena. Con buenas instalaciones, muchos equipos y tantas escuelas, ¿no salen?
¡Ay! los Tatono, Juan Antonio,  Silvio, Borja, Sergio, Barrera, Cuenca, Herrero, Macanás, Pelegrín, Angelín, Mompeán, Joaquín, Vidaña, Murciano, Ruiz Abellán, López, Canito, Ruiz, Amorós, Sebas, Sánchez, Eugenio, Juanma, Egea, Añil, García Murcia, Arango, Melenchón, Cordero y tantos otros… ¡si volvieran!  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *