DE CONJURAS, GATOS, GANSOS Y PARTOS BURREROS

Éramos pocos y parió la burra. Asegura Xavi Hernándezque Qatar funciona mejor que España, y pone ejemplos: no es necesario cerrar las casas y dejan el coche aparcado hasta en marcha.

Vamos a ver, nene, teta o sopas. Eso ocurría aquí cuando la dictadura de Primo de Rivera, decía mi abuelo materno —primer taxista de Murcia, en los albores de los años veinte del siglo pasado, compitiendo con las galeras en Belluga—, considerando que lo de Franco era una broma al lado de aquello. Y con ejemplos parecidos sobre la seguridad pública española de entonces —de 1923 al 30—, me lo argumentaba por el respeto reinante a las autoridades y lo implacable de la justicia contra ladrones, maleantes, asesinos, etc. Así, junto al coche de punto que lucía el número uno en la puerta, recordaba cómo un juez militar ordenó que se fusilara primero al hijo de un general, que con otros secuaces habían asaltado sanguinariamente el tren correo andaluz, en respuesta a la petición paterno filial de clemencia de su compañero de armas. 

Como el exfutbolista se refiere en tan lamentable diatriba al asunto catalán, el régimen qatarí habría juzgado y condenado severamente —allí se aplica la Sharia a los ciudadanos musulmanes—, tanto a los descerebrados que han cogido ahora con explosivos como a quienes purgan en prisión preventiva su intento de proclamación de una república catalana en una monarquía parlamentaria como la española. 
Concluyendo, opinar o hacer algo que ofenda al emir soberano qatarí se considera delito criminal. Con su nivel salarial él sí vivirá mejor que aquí, como los muy ricos del diez por ciento de ciudadanos nativos qataríes, quienes gozan de prerrogativas y enormes discriminaciones favorables respecto al resto de la población —un noventa por ciento—, inmigrantes, generalmente al servicio de sus señores empleadores. ¿Imaginan cuál sería allí la respuesta de su absolutista emir a quien exigiera un referéndum sobre autodeterminación en cualquiera de sus pueblos, barrios, ciudades o arenales varios?  Seguramente, un afeitado al cero de cuello. Para resumir, Xavi, como Guardiola y otros ”primos” suyos, eran buenos con la pelota, pero en política, honestidad y vergüenza piensan diarréicos.

Volviendo al fútbol, los jugadores merengues se conjuraron tras lo de París para salvar la cabeza de Zidane, a quien respetan, advertidos por la ira de  Florentino; a Mourinho no lo quieren ni en pintura. Y les ha salido bien, demostrando que conservan valores para evitar ridículos. Contra Sevilla y Atlético los lucieron en dos partidos serios a domicilio. Diferente es que les lleguen para ganar algo esta temporada; cuestión harto complicada. La falta de gol es tan clamorosa como la lentitud y rígida cintura de Hazard.  Si el brillo de la guadaña ha surtido efecto, alabemos la estrategia presidencial. Aparte de que también demuestra que las crisis madridistas suelen ser relativas, dada su genética, como proclama el citado Xavi. ¡Qué bonico luce cuando habla de fútbol!

Además, Zidane tomó nota también y ha empezado a sacarle lustre a los suplentes y los alineó con acierto frente a Osasuna. La diferencia con su primera etapa es que entonces lo hacía fuera del Bernabéu, pero parecen todavía verdes. Ese es el camino de unos y otros: correr, meter la pierna y jugar como saben. Ahora solo falta que lleguen los goles decisivos. De momento, lo único claro es que, más que flores, Zidane tiene más vidas que un gato. 

Donde también hay conjura es por can Barça, con la diferencia de que allí sí mandan ellos con Messi de capo y Piqué de vocero. La advertencia del central a su directiva, deslizando que hay periodistas afines que escriben por boca de ganso lo que desde el club filtran interesadamente, suena a ultimátum. Mal asunto. Donde deben hablar es en el campo y ahí zigzaguean cuan culebras. Si Messi no recupere pronto su nivel será un año complicado, porque si sus esperanzas son el imberbe Ansu Fati, y que Suárez siga marcando fuera y Griezmann recupere enseguida su versión atlética, lo tienen chungo. Solo Ter Stegen y Lenglet, con destellos de De Jong y Arthur, mantienen el tipo. Pero necesitan a veinte enchufados y al mejor del mundo. Si no, apaga y vámonos al tenis con Piqué.

Y mate que no falte, porque lo del supuesto ganso Boschen el Mundo Deportivo es más cierto que falso. En el Barça mandan los futbolistas, como Florentino Pérez en el Madrid y Simeoneen el Atlético.
  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *