DE BANDERAS

DE BANDERAS, BANDERÍAS Y OTRAS TONTUNAS


Llenen de banderas españolas el Bernabéu los forofos blancos cuando reciban al Barsa, y después póngalas a remojo y… a otra tontuna.
El otro día en Estambul el inefable luso que campea a sus anchas por el centro de la banda de levante del coliseo blanco consumó la tropelía que viene rumiando desde que algunos de los jugadores internacionales españoles que dirige se negaron a seguir tirando del carro de la tontuna  que él abandera: hacer del Real el Inter de Madrid. ¡Un solo español en el once titular!
real madrid - barcelona

Por el contrario, el Barsa, ese equipo que tantas lumbreras ven como no español, empezando por sus iluminados dirigentes y por miles de culés catalanes a los que han engañado, salió en su partido de cuartos de final de la Copa de Europa con nueve internacionales españoles. ¡Vaya tela! Y vaya trago más amargo tienen que pasar los sudo dichos patriotas catalanistas de opereta bufa viendo el panorama que tienen en su equipo. Pero eso sería lo inteligente, sonreír ante la ternura que produce la gilipollez de tanto energúmeno ramplón asomando su bandera estelada independentista para animar a nueve o diez Campeones de Europa y del Mundo con España; ‘ese país que nos roba’, que dicen muchos de ellos repitiendo como loritos lo que quienes les pastorean les encasquetan con menos vergüenza que gloria.
Pero hete aquí, que otros miles de aspirantes a tontos mayores del reino les siguen el juego infantiloide sacando también banderas, esta vez españolísimas rojigualdas, cuando reciben a esos mismos nueve o diez internacionales españoles para censurarles. ¡De locos!
Pero vamos a ver, hermanos en el Señor y de afición futbolera, ¿no animamos a esos mismos jugadores con la bandera de España cuando la representan? ¿Cómo somos tan estúpidos de hacer lo contrario un par de días después, o dos semanas mediante cuando juegan en el club que les paga? ¿O es que nos ha olvidado que son profesionales? ¿No recordamos el trasiego habido entre jugadores del Madrid y del Barsa a lo largo de la historia y de que allí donde van hacen lo que ven, como es lógico? Ciertamente la tontuna no tiene límites. Sí, sí, ya sé que lo que fastidia es que los preclaros dirigentes blaugranas hagan sus pinitos separatistas a cuenta de su equipo, y que miles de descerebrados culés les bailen el agua movidos como marionetas por los anteriores y por algunos políticos nacionalistas catalanes, trileros de chequera y ocasión; pero no nos damos cuenta de que siguiéndoles nosotros el juego también lo único que conseguimos es darle hilo a una birlocha que cada vez vuela más alta; tristemente. El fútbol nunca debería mezclarse con la política por mucho que se empeñen los oportunistas de turno. ¡Allá ellos con su ceguera! Porque tiene que escocer mucho, también, que los futbolistas a los que yo les pago defiendan luego con éxito y coraje aquello que tanto detesto. ¿O no? ¿Nos lo podemos imaginar al revés? Pues hagan el pequeño esfuerzo mental y luego me cuentan: que nueve o diez titulares, y la mayoría canteranos del Madrid, hicieran campeona de todo a Cataluña. ¡Tremendo! Pues así deben sentirse muchísimos de esos miles de trastornados por la política de aldea que les endilgan.
La guinda a tanto despropósito, de lo que ya hemos tenido algunas aproximaciones, sería ver en el Bernabéu al Real ‘Moudrid’ con un solo español en sus filas enfrentarse a ese Barsa con todos sus internacionales españoles enfrente y a docenas de miles de aficionados blancos enarbolando banderas de España para animar a Coentrao y compañía. ¿No sería de risa?
Por otra parte, anunciamos aquí la semana pasada que pasarían tres de cuatro equipos españoles a semifinales. Y no ha sido así porque la fortuna no fue amable con el Málaga. Yo no creo en maniobras raras, y la prueba de ello es que el segundo gol malacitano fue en un absurdo fuera de juego que el árbitro dio como bueno. El tercero teutón fue escandaloso, sí, pero de haber habido conjura lo tuvo más fácil el árbitro en el citado anteriormente. Como dicen por ahí, cinco árbitros para seguir equivocándose como tantas veces en los momentos cumbre. Otro esperpento.
Como en lo de Casillas. ¿Por qué tienen que quitar a Diego López si lo está haciendo bien? No sería justo ni futbolero.  

En fin, lo dicho, preparemos banderas españolas para desanimar al Barsa de nuestros campeones ¡Hay que joderse!                

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *