DE ALGUNOS AMIGOS, A LA BELLEZA Y AL MADRIDISMO

Hoy les pido a nuestros queridos lectores que me permitan un desahogo nostálgico en aras a reivindicar la belleza que hay alrededor del fútbol. Viene esto a cuento de media hora excepcional que vi el otro día en la vuelta de Copa entre la Real Sociedad y el Barça.
Real Sociedad - Barça

Los he comentado con algunos amigos que todavía se sorprenden de que a muchos nos deleite la exquisitez del juego blaugrana cuando lo hacen con los mimbres básicos de la Masía, puestos en su máximo valor por Guardiola en su club y por Luis en la Selección. Ver jugar a uno o dos toques a media docena de jugadores en medio campo o en las áreas tal vez sólo sea valorable, aparte de su belleza nada natural, para quienes sabemos la dificultad de hacerlo por haber sido torpes hasta la reiteración intentándolo en nuestros años mozos. Lo más difícil junto al gol.
Y suele coincidir su negación con quienes antes que del fútbol son madridistas irredentos. Y claro, olvidan que los blancos también han tenido épocas en las que brillaban con un juego tan bello, aun en la diferencia.
Yo iba con mi padre al antiguo hotel Regina en la calle de Riquelme, vecino nuestro por vivir en la plaza de San Nicolás,  a ver los partidos en blanco y negro de Copa de Europa del Real Madrid de Di Stéfano y Gento. Y también, más tarde, tuve la ocasión de verles en directo en la vieja Condomina; cuando el Real Murcia de Lalo, Marsal y compañía. Mucho después volvía ver en directo muchas veces a otro Madrid que encandilaba; el de la llamada quinta del Buitre. Y a otros ‘Murcias’ que también brillaban en cualquier división: el de tercera de Martín y luego Mesones con José, Ruiz Abellán, Murciano, Añil, Valenzuela, Canito y compañía; con el Cartagena de Fiol, Baby, Ginesín, Juanete, Melenchón, o García dándolas todas.  O el de segunda pimentonero del mismo Felipe con algunos de los anteriores y otros como Juárez, Cristo, G. Soriano, Vera Palmes, Ojeda y similares; o el de primera con varios de los citados, habiendo subido de la de bronce a la de oro en dos años. Luego disfrutamos de los Vidaña, Guina, Figueroa, Manolo, ‘los Sánchez’, Ramírez, etc., y también salíamos, como en aquellos viejos tiempos, jugando a la pelota con cualquier bote tratando de emular lo que habíamos visto. Como ocurre cuando se ve una buena faena de un buen torero, que sale uno dando pases de ensueño a la calle.
Y en otra dimensión, paralelamente, hemos disfrutado del Barça de don Johan – y antes del Ajax y de Holanda como jugador -, del Madrid de Zidane, del Milán de Sacci, o mucho antes del Brasil de Pelé. Y nadie puede discutir la belleza del fútbol que desplegaban. Pues eso les digo a mis queridos amigos, madridistas confesos y convictos como yo mismo lo he sido siempre: que el fútbol bueno no está reñido con los colores. Es más, engrandece a los propios cuando uno lo reconoce en los demás, añorando que nuestro equipo no lo haga igual de bien como tantas otras veces.
Últimamente se ha puesto de moda contraponer el fútbol fulgurante del contragolpe blanco. Y lo hacen algunos pareciendo que eso lo hubiera inventado un monosabio portugués, de cuyo nombre no quiero acordarme, olvidando que jugar a la contra es tan viejo como el propio fútbol. Que le pregunten al Atlético de Luis, de jugador  y técnico, por no hablar de los balones largos de los ingleses; la cuna de nuestro juego. O de cómo los italianos tienen cuatro Copas del Mundo.
En fin, amigos, que ganando todo es aceptable, pero emocionar sólo está al alcance de los elegidos. Y el Barça de Pep, como la Selección de Luis o de Del Bosque han sido equipos legendarios; de los que marcan época, tal y como los que de verdad saben de esto señalan. Los últimos en hacerlo, esta misma semana, han sido los extranjeros Lippi y Pellegrini. Como antes Pelé y muchos más. A ver si en Brasil seguimos haciendo historia este verano.

Brindo estas líneas a amigos del alma como Paco López, Pepe Castillo, Pedro Manzanares, Pedro Conesa, Roberto LuengoJosé ‘el Torres’, Enrique y Pedro López, Paco Vera, Alfonso Morcilloo Jesús Belascoaín, entre otros; que quieren que el Barça pierda hasta en los entrenamientos. Jajajaja ¡La política es otra cosa, joer!                 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *