CRISTIANO Y EL BACHILLER CALLEJERO

Cristiano Ronaldo es un futbolista excepcional y uno de los mejores goleadores que ha dado el fútbol mundial. En el Real Madrid no recuerdo a nadie como él desde Puskas, y éste era mayor y cojo; sólo tenía la pierna izquierda y vino ya con 30 años. Pero, sin embargo, a sus excepcionales dotes futbolísticas y profesionales – es muy difícil mantener su nivel durante los años que él lleva destacando- no se unen las de la listeza. Éstas se adquieren normalmente en los años infantiles y juveniles cursando el bachiller callejero, o, lo que es lo mismo, luchando entre iguales y superiores para sobrevivir con éxito, salvo que el de arriba te premie con esos notabilísimos dones de nacimiento; que también los hay.
Podríamos decir que ‘por sus gestos los conoceréis’ remedando la clásica afirmación cristiana referida a lo de ‘sus obras’, cuando nos referimos a los listos de verdad. Es una pena que a un personaje como el denominado CR7 no lo haya llamado Dios por esos caminos.
Cristiano ha tenido gestos y declaraciones que delatan las debilidades de su personalidad cuando públicamente ha hecho el tonto de manera manifiesta. Lo de señalarse el muslo cuando ha hecho algún gol aprovechando su gran potencia, o declarar que le tienen envidia porque es guapo, rico y famoso, ponen de manifiesto lo anterior. Y hace unos días abundó en su estulta niñería declarándose en estado de postración por tristeza no aclarada desde el envidiable estrado de la zona mixta del Bernabéu; lugar sólo para privilegiados ante los medios de comunicación, y agraciados de la vida desde su condición de máximas figuras futbolísticas como estrellas del mejor club del mundo en la centenaria historia de este deporte.
Se han dado numerosas versiones sobre las causas de su íntimo desánimo, porque él no ha aclarado, pero ninguna por sí sola ni en conjunto justifican su inapetencia vital en el equipo merengue. El  éxito y los títulos le sonríen, es de los que más ganan y el equipo juega mayoritariamente para él. Otra cosa es la envidia pueril  a otros compañeros y rivales, si no fuera exclusivamente un asunto pecuniario, que ya dijimos que ‘las perras’ son la perdición de las personas.
Yo me inclino por creerle cuando declara que no es una cuestión de dinero, pero en ese despeje aparentemente desinteresado están la debilidad de carácter señalada, como pecado, y su correspondiente penitencia. Será muy difícil que no le llamen de todo menos guapo en cuantos campos rivales visite, aparte de pitarle cuasi unánimemente, como ya lo vienen haciendo. Lo peor es que con él arrastra a su equipo, y eso la mayoría de sus compañeros no se lo merecen; mucho menos el laureado Real Madrid, aunque últimamente sus dirigentes han hecho bastantes desméritos para ello. El problema, en este aspecto, no es solamente Cristiano.
El asunto de la pérdida de simpatía por soberbia empezó con ‘los galácticos de D. Florentino, aunque la denominación no sea patente suya; incluso antes, con el ‘clausulazo’ de Sanz al Valencia por Mitjatovic. Otros equipos como el Barsa también lo hicieron y la cosa no ha llegado a tanto. ¿Por qué será? 

Volviendo al asunto de Cristiano y el bachiller callejero, cuando se cursa éste con nota se va por la vida distinguiendo entre los que van contigo y los que no, y entre lo que te beneficia y perjudica a la larga.  Cualquier disputa por celos que el portugués mantenga con algunos de sus propios compañeros – con Casillas, Ramos o Alonso, por ejemplo-  es tan malo para él como para el club, y si es con jugadores de otros equipos como Iniesta, Xavi, o Messi, es infructuosa. Si el argentino y el manchego le han ganado el pulso en las últimas distinciones individuales internacionales es algo que tiene que dilucidar jugando mejor. Lo que no tiene remedio es  su imposibilidad de competir nunca con los españoles citados en cuanto a campeonatos internacionales. Y sies un llanto por falta de mimos y  pleitesía en el Madrid, baberos, pañales y laureles fuera. Los hombres, como los árboles- que diría Alejandro Casona– mueren de pie. 
Claro que si mira la el ejemplo del ‘metededos’ Mourinho, – al que también le molesta que los internacionales españoles sean amigos-, tal vez haya visto un camino; gana tanto él individualmente en todo como imagen y señorío pierde el Madrid. Porque lo mejor de las vitrinas blancas llegó antes del narcisista clan portugués.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *