COMO LAS OLAS

COMO LAS OLAS, UNOS VIENEN Y OTROS VAN

Rememorando aquella deliciosa habanera, ¡qué bonito es el fútbol!, casi como las olas del mar: “cuando voy en mi barquita, unas vienen y otras van”. Y es refrescante cuando nunca se puede asegurar nada, y muchos menos los resultados aun cuando se enfrenten dos equipos llamados a glorias diferentes. Además, en el peor de los casos, indefectiblemente  se cumple aquello de que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo aguante.

LIGA ESPAÑOLA DE FUTBOL
Hemos tenido buena muestra de ello en la actual liga al embarrancar en playas menores algún gran crucero, como pasaba en las añoradas ligas con muchos de ellos en las desembocaduras de pequeños ríos que se crecían hasta sacarle los colores al más pintado. Era cuando aspiraban al título equipos que ahora están al borde de la desaparición, como el Depor, asfixiados por las deudas que han generado aquellas alegrías sin fundamento de base. Y otros, como el Villareal, no lo están por obra y gracia de sus mentores; hasta que se cansen de ponerlas, claro, porque encima les saquen pañuelos quienes van al campo a que le den pan y circo, o les critiquen con escasa memoria de los méritos antiguos los de la alcachofa o los de tecla fácil, que a veces son más rápidos que los gatilleros del viejo oeste. Y es que, para eso están, naturalmente. En todo caso, ningún lugar más abonado para pagar los pecados de la soberbia, la vanidad, la prepotencia, la osadía o la avaricia que el palco de un campo de fútbol cuando las cosas se tuercen, que sucede a menudo.
A propósito de lo anterior, el catedrático de economía Gay Liébana ha publicado un estudio en el que analiza la podredumbre de las entretelas de nuestro fútbol. Y ha venido a decir lo que tantas veces se ha comentado en muchos medios serios y hemos señalado alguna que otra en estas páginas. La huida hacia delante de la mayoría de equipos gastándose los ingresos futuros que producían las teles y todo tipo de publicidades varias les han hecho acumular deudas mastodónticas que terminarán con ellos a poco que las autoridades políticas dejen de mimar un sector del espectáculo que muchas veces ha hecho olvidar al ciudadano penurias más graves. Y ese momento parece que ha llegado. Ahora, cuando no es de recibo que a cualquiera le embarguen hasta las pestañas por deudas a Hacienda o a la Seguridad Social, sea persona física o jurídica, y que se publiquen los datos de numerosos clubes morosos con púas muy elevadas fichando o desfichando a diestro y siniestro como si tal cosa. El personal no traga con que a unos sí, a los normalitos, y a otros se les levante la mano por aquello de que se trate del deporte nacional. Y encima, el asunto de la caja tonta no parece que esté para muchos trotes y se anuncian días de vacas flacas. Todo llega, como en la vida.
Por otra parte, de lo azaroso de los resultados deportivos hemos tenido buena muestra en esta eliminatoria de Champions. Al Madrid se le atragantó el Manchester a pesar de jugar unos buenos veinte minutos en la primera parte, con algunos jugadores desconocidos para la mayoría que hicieron bueno aquello de que los nombres no hacen futbolistas buenos, ni hombres, claro. Y es que , la disciplina, como el rigor táctico, muchas veces da buenos frutos aunque también sea necesario para ello una buena dosis de suerte. Y si no que le pregunten al Barsa, quien dominó a mansalva, de una forma muy roma eso sí, y el Milán llegó tres veces y le hizo dos roscos. Con la ayuda de la suerte y del árbitro, también, pero los culés debían mirar primero que no tiraron con peligro ni una vez a puerta. El Málaga lo tendrá chungo, así como el Valencia. Pero bueno, demasiado han hecho con los problemas que acumulan.
Y decíamos que unos vienen y otros van. Afortunadamente el Madrid parece que pasará pronto la ignominiosa página del luso saltarín, que dejará más pena que gloria en lo deportivo y la imagen del club hecha unos zorros. El Barsa tiene el inquietante panorama de Villanova por delante, y bien que se notó en San Siro, donde no hubo alternativas a la falta de punch. Y los otros punteros de la liga andan enmendando planas. Ya veremos.

Ah!, y el Bayern alemán espera a Guardiola. ¡Albricias!                

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *