CANTERAS: LA FÁBRICA VERSUS LA MASÍA

 A quienes nos confesamos amantes de la cantera a veces se nos llama románticos trasnochados del fútbol. Y como por el camino económico que lleva nuestro balompié, más pronto que tarde tendremos una pléyade de nuevos romanticones forzosos en los palcos y en los banquillos, conviene decir ahora alguna que otra rima al respecto.

El otro día señalaba que con el actual presidente del Madrid no ha cuajado ni un solo jugador de la Fábrica. Y con su filosofía y los técnicos que ficha se podría añadir: “ y lo que te rondaré morena”. Ahora sale el portugués “ganador” con que se va a cargar la liga poniendo el camión del ‘pescao’ contra el At. de Madrid, porque pocos días antes tiene que jugar con el O. de Lyon. ¡Oiga! ¿y cuando en el partido de vuelta contra el Levante no puso a ningún canterano con una ventaja de ocho goles qué me dice Ud.?. ¿Por qué no le dio descanso a sus siete magníficos?. Como diría aquél, tiene más cuento que Calleja. ¿ Y cuándo lleva tres goles de ventaja en cualquier partido y sólo le da tres minutos al chaval de turno?. Penoso.

Decía Guardiola que la única diferencia entre la cantera del Madrid y la del Barsa es que ellos los ponen de verdad y los blancos no. Y lleva toda la razón del mundo. Sólo un dato: del equipo del Castilla que subió a 2ª A tan brillantemente ni uno solo se ha asentado en el primer equipo directamente. En algún caso ha habido repesca y tienen un papel “guadianesco”. ¿ Será que han retornado a golpe de talonario por aquello de la cuota de canteranos que hay que tener para jugar la Champions?. Es más que evidente. Pero no siendo mal pensados, será porque según algunos iluminados con mando en Concha Espina los chavales tienen que demostrar su valía fuera para volver. Y claro, en este caso hay que concluir que los blaugranas saben más de fútbol que ellos, sobre todo D. Pep, cuando es capaz de debutar pasando a dos chicos del equipo de tercera división al primer equipo, Busquet y Pedrito, y a un casi juvenil repescado que se fugó en su día, Piqué, dejando en el banquillo en los dos primeros partidos de liga a los dos morenos, Touré y al recién fichado Keita, y a Messi,, que justo es decirlo salía de una lesión. ¡Pero era Messi¡, y si estaba en el banquillo era porque podía jugar. Y los aguantó perdiendo fuera y empatando dentro, ni más ni menos que en Soria y contra el Racing, y hasta que no ganaron el tercer partido, en Gijón, no salieron las figuras. O que sabe más que los blancos o que los tiene más grandes que el caballo de Espartero y se la juega con y por la cantera.

Cuando se analizan esas cosas algunos nos acordamos que Casillas salió de titular en Bilbao siendo juvenil, aunque era forzado por las lesiones del alemán Bodo y de Contreras; pero luego hubo un entrenador, Del Bosque, que lo consolidó de titular. Y también recordamos cómo a un tal Raúl, todavía juvenil, Valdano lo sacó de titular diciéndole que saliera y que lo pasara bien jugando. Y de cómo otros que seguramente ‘sabían muy poco de fútbol’, Amancio y D. Alfredo, subieron al primer equipo y cuajaron a la llamada “Quinta del Buitre”. Estamos hablando, como en la actual realidad del Barsa, de palabras mayores, pues un entrenador también de la cantera que atiende por Pep, sin ningún rodaje ni glamour de los que les gustan a los mandamases blancos de ahora, fue capaz de hacer campeón de la Champions al equipo de primer nivel más joven de Europa,  y ¡con ocho canteranos en sus filas!. Además de establecer el record de ganar todo lo ganable ese año. ¿Cuándo veremos eso los madridistas? ¡Auuuuh!. ¿Recuerdan aquél del abuelete y del lobo?. Con la filosofía futbolera de los actuales dirigentes nunca. Salvo que como Pable de Tarso se caigan del caballo y se conviertan en santos.

Al respecto de la Fábrica, me acuerdo de lo que decía un amigo cartagenero andaluz, José del Pino, cuando siendo director de Bazán Motores le señalaban que determinada Escuela Universitaria Técnica de Cartagena tenía fama de ser de las mejores de España porque suspendía mucho. Pepe, con una sensatez muy cáustica, argumentaba que eso era tan disparatado como si a él le premiaran por sacar el mayor número posible de motores defectuosos. Viene esto a cuento porque ahora se dice que la actual generación de canteranos del Madrid es de las mejores de la historia. A ver si al final resultara que los ‘motores’ son muy buenos pero que los técnicos e ingenieros que los montan son malos de solemnidad. Arbitrajes, calendarios, y otros equipos y técnicos, además de mil excusas de mal perdedor y de menor cuantía, al margen, claro.

¿Y cómo dice Ud. que se hace eso de la Masía? Pues con planificación, camisetas de las de sudar, no las de merchandising, y cojones. Con perdón, mi querido Watson. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *