AL FINAL SE IMPUSO LA LÓGICA

El Atlético llegó exhausto a la final europea. Su plantilla no fue diseñada para una temporada de tanta exigencia por mucho que los catorce jugadores básicos que Simeone ha utilizado merezcan un monumento. Por contra, el Real Madrid viene preparándose para la décima desde hace muchas temporadas sin reparar en gastos ni en medios de todo tipo. Y, además, en  la segunda parte de la final de Lisboa fue claramente mejor; la lógica también ganó a los inventos de última hora del medroso Ancelotti. La titularidad de Kedira no se entiende de otro modo. Ese planteamiento inicial, tirando media parte, estuvo a dos minutos de costarle el título.

Solo la flor que el técnico italiano tiene en salva sea la parte, con el testarazo del omnipresente Ramos cuando el partido agonizaba, y con él la ceniza presidencia del ayer demasiado ufano señor Pérez; hizo que por una vez el fútbol fuera justo con quien más había jugado en un encuentro de fútbol rácano. A la intensidad colchonera, con veinte minutos de juego aceptable dentro de sus evidentes limitaciones físicas y técnicas, los merengues opusieron un juego decepcionante hasta que apareció Isco para desahogar al voluntarioso Modric, que demasiado hace el croata con la desmesurada responsabilidad que le encomiendan, y puso cordura en el medio campo madridista. Y también acertó sacando a Marcelo, que hizo de diez, y quitando después al mingafría Benzema. La lógica que decíamos vino al rescate de la escuadra blanca que inexplicablemente estuvo a punto del naufragio frente a su mermado y ultradefensivo  vecino del Manzanares.  
Y para refrendar aquello de que hasta el mejor escribano echa de vez en cuando un borrón, tampoco se entiende el empeño de Simeone con Costa. Y tal dislate, pretendiendo que una lesión muscular se cure en una semana con un gel de placenta de yegua, lo pagó caro. Perder un cambio con unos jugadores titulares que llegaban tan justos a un partido de la exigencia del que afrontaban, seguramente le costó el título. Cuando marcó Ramos no menos de tres o cuatro de sus futbolistas estaban pidiendo a gritos que les cambiara. No podían dar dos pases seguidos y se echaban continuamente al Madrid encima perdiendo balones que mientras tuvieron fuerzas los defendían bien. Esa fue otra de las claves del partido, una vez que tuvieron la fortuna de aprovechar el inconcebible error de Casillas con la ayuda del reaparecido Kedira, que se dejó ganar de cabeza un balón flojo que le llegó en franquía; Godín tuvo que hacer un salto lateral de más de un metro para bombearlo a la red.
La fortuna también hizo justicia con Casillas, que no merecía ser recordado por tal fallo, aunque me da la impresión de que está más fuera que dentro del Madrid y quizás le pesó esa circunstancia. No recuerdo en toda su trayectoria la desconcentración que demostró en la final, con otro fallo en otra salida que bien pudo costarle un segundo tanto que hubiera supuesto el empate a dos. De ahí sus lágrimas cuando el desangelado árbitro holandés pitó el final y sus comentarios a Ramos y a Marcelo. Quizás era consciente de que estaba escribiendo la última página en el club de su vida. Y  menos mal que dada la flojera atlética no tuvo que atajar ni un solo balón peligroso.
Punto y aparte merecen los figurones blancos; Cristiano y Bale no tuvieron su día. El portugués jugó a medias y renqueante, y el galés estuvo desafortunado salvo en el balón que ganó por alto tras un rechace. Magro balance para quienes mirando su coste tienen la obligación de aparecer en los momentos clave. Ramos, Di María, Isco y Marcelo fueron las figuras reales de la décima. Y con ellos su entrenador, a pesar de lo señalado, que ha  enderezado una plantilla tocada y dividida por la nefasta gestión técnica anterior.

Con la enhorabuena al Real Madrid por tan importante y justo triunfo, y el reconocimiento a su rival y campeón de liga, el Atlético, por su extraordinaria temporada; un recuerdo al  técnico argentino del tercero en discordia por su encomiable educación en un periodo difícil. Martino ha sido en el Barça un señor ante todo, como lo han sido sus rivales Ancelotti y Simeone. Que cunda ese ejemplo y el del magnífico comportamiento de las aficiones madrileñas que llevaron a Lisboa la fiesta europea del fútbol español. Ojalá acierte Del Bosque y continuemos disfrutándola en Brasil.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *